Header

Consejos de ahorro de energía

Que este año sea tu año para ahorrar, puedes comenzar con estos sencillos consejos de ahorro de energía para reducir tu uso y ayudarte a ahorrar en todas las estaciones.

Mientras revisas los consejos a continuación, considera los cinco principales usuarios de energía de tu casa (aire acondicionado, bomba de alberca, calentador de agua, lavadora/secadora y horno). Así que, sin importar la época del año, puedes encontrar consejos que te ayudarán a ahorrar en toda tu casa.

Little boy with hand painted picture.

Limpieza de primavera para tu recibo de energía

El aire acondicionado representa el 40% del consumo de energía en el hogar promedio de Arizona. Por eso la primavera es un gran momento para prepararse para el verano. Programa un servicio para tu unidad de AC y así estará lista cuando las temperaturas comiencen a subir. Pon un recordatorio para cambiar los filtros de tu AC una vez al mes. Participa en la Encuesta de la Herramienta Energy Analizer para obtener recomendaciones personalizadas para ahorrar dinero en tu hogar.

aps

Puedes acumular ahorros rápidamente con tan solo cambiar cómo y cuándo usas la energía.

Enfría previamente para ahorrar

Si tienes un plan de tiempo de uso, prueba enfriar previamente tu hogar este verano para ahorrar dinero.

Ver el video

Eleva tu termostato 1 grado y ahorra de 2 a 3 % en costos de enfriamiento. 

Prepara una barbacoa afuera o usa el microondas para que el calor del horno no caliente la casa.

Agrega protectores solares en las ventanas antiguas a las que les cae el sol para ayudar a ahorrar dinero y hacer que tu hogar sea más cómodo.

Mantén las puertas interiores entreabiertas cuando el aire acondicionado esté funcionando para ahorrar dinero, mejorar la calidad del aire y hacer que tu casa sea más cómoda.

Programe el servicio de aire acondicionado anualmente para garantizar que funcione de manera eficiente.

Enciende los ventiladores de techo y sube el termostato, y seguirás estando fresco. Apaga los ventiladores al salir de la habitación: recuerda, los ventiladores enfrían a las personas, no a las habitaciones.

Programa tu termostato para aumentar la temperatura cuando no estés en casa. 

Usa un termostato programable para "preenfriar" unos grados antes de que comiencen las horas de mayor demanda. Para ver qué tan bien funciona, pruébalo el fin de semana para evitar las tarifas de horas de mayor demanda.

Para mantener tu hogar fresco, planta árboles de sombra de bajo uso de agua en ventanas, paredes y techos que reciben la luz del sol.

Calafatea las puertas, ventanas, alféizares y cualquier otro lugar por donde pueda entrar aire a la casa.

Apaga las luces y los electrodomésticos que no se usen; añaden calor.

Cambia los filtros de aire mensualmente para mantener el aire acondicionado funcionando de manera eficiente.

Mantén las cortinas o persianas cerradas para evitar el calor.

Calafatea las puertas, ventanas, alféizares y cualquier otro lugar por donde pueda entrar aire a la casa.

Apaga los extractores en el baño y la cocina cuando no sea necesario.

Abre las persianas para dejar entrar el sol y ciérralas por la noche para atrapar el calor.

Evita usar calentadores eléctricos portátiles como fuente principal de calefacción.

No uses el horno como fuente de calor.

Haz funcionar los ventiladores de techo en el sentido de las agujas del reloj en invierno para llevar el aire de la habitación hacia el techo y forzar el aire caliente hacia abajo.

Instala cubiertas de chimenea de vidrio templado para reducir la pérdida de calor.

Inserta un aislamiento especial detrás de las tapas de los tomacorrientes para evitar que entre aire frío o caliente.

Ajusta el termostato a 60 ° o menos cuando estés de vacaciones de invierno.

Apaga el calentador cuando no uses la alberca por un tiempo prolongado.

Consigue una bomba de alberca de velocidad variable; funciona más fría y dura más que los modelos más antiguos.

Los spas eléctricos cuestan alrededor de $4 para calentar de 70 ° a 100 ° y $1 por día para mantenerse a 100 °.

Apaga tu spa eléctrico cuando no esté en uso y ahorra aproximadamente $1 por día.

Baje la temperatura del agua del spa y ahorre.

Instala una bomba de alberca de velocidad variable y ahorra hasta un 70 %, o hasta $340 al año.

Cubre los spas cuando no estén en uso.

Regístrate en nuestro plan Saver Choice y ahorra hasta $120 al año al encender la bomba de velocidad única de la alberca de 9 a. m. a 3 p. m. en lugar de hacerlo por la noche.

Lava los platos con agua tibia o fría y siempre enjuaga con agua fría cuando cargues el lavaplatos.

Lava y enjuaga la ropa con agua fría o tibia. 

Agrega una cubierta aislante al calentador de agua para reducir el uso de energía en un 10 % (consulta con el fabricante).

Ajusta las lavadoras a "carga pequeña" para ahorrar agua y usar menos energía.

Instala regaderas de bajo flujo y ahorre hasta 15,000 galones de agua por año.

Cierra el agua caliente mientras te afeitas.

Cierra el agua caliente mientras lavas los platos.

Usa menos agua caliente para ahorrar más.

Configura tu lavaplatos para que seque al "aire" en lugar de secar al "calor".

Agrega un temporizador a tu calentador de agua.

Cambia a LED y usa un 90 % menos de energía, un ahorro promedio de $55 durante la vida útil de la bombilla.

Cámbiate a las luce LED, que usan 90 % menos energía y emiten 90 % menos calor.

Agrega temporizadores a las luces para reducir el consumo de energía y aumentar la seguridad.

Apaga las luces y electrodomésticos innecesarios, pues generan calor.

Los LED duran 15 veces más que las bombillas tradicionales.

Los LED emiten un 90 % menos de calor, lo que ayuda a reducir los costos de enfriamiento.

Lava solo cargas completas de ropa y ajusta el nivel de agua para cargas pequeñas.

Haz un ciclo de centrifugado adicional para eliminar más agua antes de poner la ropa en la secadora.

Seca la ropa en el tendedero siempre que sea posible.

Limpia el filtro de pelusas después de cada carga para aumentar el flujo de aire.

Lava la ropa en frío: calentar el agua representa hasta el 90 % de la energía necesaria para hacer funcionar una lavadora.

Seca las cargas consecutivamente y la secadora se mantendrá caliente.

Prepara una barbacoa afuera o usa el microondas para que el calor del horno no caliente la casa.

Cocina varios platos a la vez en el horno.

Usa un horno tostador o microondas cuando cocines pequeñas cantidades de alimentos, por ejemplo, una papa al horno. 

Usa moldes de vidrio para hornear; se cocinan más rápido a una temperatura más baja.

Ajusta el AC entre 85 ° y 90 °. Si es seguro, apágalo por completo.

Un refrigerador lleno es más eficiente que uno vacío. Cuando haya espacio adicional, llénalo con botellas de agua.

Apaga tu calentador de agua caliente en el interruptor de circuito. Antes de volver a encenderlo, asegúrate de que esté lleno de agua con la llave de agua caliente.

Ajusta el termostato de su refrigerador un poco más alto.

Llena tu congelador con bloques de hielo o jarras de agua para mantener el frío.

Desenchufa los televisores; estos extraen energía cuando se apagan.

Apaga todas las luces, excepto las necesarias para la seguridad.

Instala temporizadores automáticos o fotocélulas en las luces.

Apaga las computadoras e impresoras.

Desenchufa los dispositivos eléctricos que no estén en uso; muchos siguen utilizando energía cuando están apagados.

Enfría previamente para ahorrar

Si tienes un plan de tiempo de uso, prueba enfriar previamente tu hogar este verano para ahorrar dinero.

Ver el video

Eleva tu termostato 1 grado y ahorra de 2 a 3 % en costos de enfriamiento. 

Prepara una barbacoa afuera o usa el microondas para que el calor del horno no caliente la casa.

Agrega protectores solares en las ventanas antiguas a las que les cae el sol para ayudar a ahorrar dinero y hacer que tu hogar sea más cómodo.

Mantén las puertas interiores entreabiertas cuando el aire acondicionado esté funcionando para ahorrar dinero, mejorar la calidad del aire y hacer que tu casa sea más cómoda.

Programe el servicio de aire acondicionado anualmente para garantizar que funcione de manera eficiente.

Enciende los ventiladores de techo y sube el termostato, y seguirás estando fresco. Apaga los ventiladores al salir de la habitación: recuerda, los ventiladores enfrían a las personas, no a las habitaciones.

Programa tu termostato para aumentar la temperatura cuando no estés en casa. 

Usa un termostato programable para "preenfriar" unos grados antes de que comiencen las horas de mayor demanda. Para ver qué tan bien funciona, pruébalo el fin de semana para evitar las tarifas de horas de mayor demanda.

Para mantener tu hogar fresco, planta árboles de sombra de bajo uso de agua en ventanas, paredes y techos que reciben la luz del sol.

Calafatea las puertas, ventanas, alféizares y cualquier otro lugar por donde pueda entrar aire a la casa.

Apaga las luces y los electrodomésticos que no se usen; añaden calor.

Cambia los filtros de aire mensualmente para mantener el aire acondicionado funcionando de manera eficiente.

Mantén las cortinas o persianas cerradas para evitar el calor.

Calafatea las puertas, ventanas, alféizares y cualquier otro lugar por donde pueda entrar aire a la casa.

Apaga los extractores en el baño y la cocina cuando no sea necesario.

Abre las persianas para dejar entrar el sol y ciérralas por la noche para atrapar el calor.

Evita usar calentadores eléctricos portátiles como fuente principal de calefacción.

No uses el horno como fuente de calor.

Haz funcionar los ventiladores de techo en el sentido de las agujas del reloj en invierno para llevar el aire de la habitación hacia el techo y forzar el aire caliente hacia abajo.

Instala cubiertas de chimenea de vidrio templado para reducir la pérdida de calor.

Inserta un aislamiento especial detrás de las tapas de los tomacorrientes para evitar que entre aire frío o caliente.

Ajusta el termostato a 60 ° o menos cuando estés de vacaciones de invierno.

Apaga el calentador cuando no uses la alberca por un tiempo prolongado.

Consigue una bomba de alberca de velocidad variable; funciona más fría y dura más que los modelos más antiguos.

Los spas eléctricos cuestan alrededor de $4 para calentar de 70 ° a 100 ° y $1 por día para mantenerse a 100 °.

Apaga tu spa eléctrico cuando no esté en uso y ahorra aproximadamente $1 por día.

Baje la temperatura del agua del spa y ahorre.

Instala una bomba de alberca de velocidad variable y ahorra hasta un 70 %, o hasta $340 al año.

Cubre los spas cuando no estén en uso.

Regístrate en nuestro plan Saver Choice y ahorra hasta $120 al año al encender la bomba de velocidad única de la alberca de 9 a. m. a 3 p. m. en lugar de hacerlo por la noche.

Cambia a LED y usa un 90 % menos de energía, un ahorro promedio de $55 durante la vida útil de la bombilla.

Cámbiate a las luce LED, que usan 90 % menos energía y emiten 90 % menos calor.

Agrega temporizadores a las luces para reducir el consumo de energía y aumentar la seguridad.

Apaga las luces y electrodomésticos innecesarios, pues generan calor.

Los LED duran 15 veces más que las bombillas tradicionales.

Los LED emiten un 90 % menos de calor, lo que ayuda a reducir los costos de enfriamiento.

Lava los platos con agua tibia o fría y siempre enjuaga con agua fría cuando cargues el lavaplatos.

Lava y enjuaga la ropa con agua fría o tibia. 

Agrega una cubierta aislante al calentador de agua para reducir el uso de energía en un 10 % (consulta con el fabricante).

Ajusta las lavadoras a "carga pequeña" para ahorrar agua y usar menos energía.

Instala regaderas de bajo flujo y ahorre hasta 15,000 galones de agua por año.

Cierra el agua caliente mientras te afeitas.

Cierra el agua caliente mientras lavas los platos.

Usa menos agua caliente para ahorrar más.

Configura tu lavaplatos para que seque al "aire" en lugar de secar al "calor".

Agrega un temporizador a tu calentador de agua.

Lava solo cargas completas de ropa y ajusta el nivel de agua para cargas pequeñas.

Haz un ciclo de centrifugado adicional para eliminar más agua antes de poner la ropa en la secadora.

Seca la ropa en el tendedero siempre que sea posible.

Limpia el filtro de pelusas después de cada carga para aumentar el flujo de aire.

Lava la ropa en frío: calentar el agua representa hasta el 90 % de la energía necesaria para hacer funcionar una lavadora.

Seca las cargas consecutivamente y la secadora se mantendrá caliente.

Prepara una barbacoa afuera o usa el microondas para que el calor del horno no caliente la casa.

Cocina varios platos a la vez en el horno.

Usa un horno tostador o microondas cuando cocines pequeñas cantidades de alimentos, por ejemplo, una papa al horno. 

Usa moldes de vidrio para hornear; se cocinan más rápido a una temperatura más baja.

Apaga las computadoras e impresoras.

Desenchufa los dispositivos eléctricos que no estén en uso; muchos siguen utilizando energía cuando están apagados.

Ajusta el AC entre 85 ° y 90 °. Si es seguro, apágalo por completo.

Un refrigerador lleno es más eficiente que uno vacío. Cuando haya espacio adicional, llénalo con botellas de agua.

Apaga tu calentador de agua caliente en el interruptor de circuito. Antes de volver a encenderlo, asegúrate de que esté lleno de agua con la llave de agua caliente.

Ajusta el termostato de su refrigerador un poco más alto.

Llena tu congelador con bloques de hielo o jarras de agua para mantener el frío.

Desenchufa los televisores; estos extraen energía cuando se apagan.

Apaga todas las luces, excepto las necesarias para la seguridad.

Instala temporizadores automáticos o fotocélulas en las luces.

Ahorra dinero y reduce el uso general de energía con nuestros programas, consejos y herramientas. 

Realiza nuestra encuesta rápida en línea Energy Analyzer para obtener ideas personalizadas de ahorro de energía para tu hogar. Visita aps.com/ea.

Enfría previamente para ahorrar

Si tienes un plan de tiempo de uso, prueba enfriar previamente tu hogar este verano para ahorrar dinero.

Ver el video

Shift & Save facilita el ahorro.

Lava antes de las 3 p. m. de lunes a viernes o en cualquier momento los fines de semana. 

Cambia el consumo de energía a las horas de menor demanda y ahorra. El costo de energía es más bajo entre semana antes de las 3 p.m., después de las 8 p.m. y todo el fin de semana. Para ahorrar, configura un retraso en tu lavaplatos, haz funcionar la bomba de la alberca antes de las 3 p.m. y usa un termostato inteligente para preenfriar tu casa durante las horas de menor demanda.

Realiza nuestra encuesta rápida en línea Energy Analyzer para obtener ideas personalizadas de ahorro para tu hogar.

Ahorra aún más en los recibos de noviembre a abril con las super horas de menor consumo: 10 am a 3 pm, de lunes a viernes.

Encienda la bomba de la alberca durante las horas de menor demanda, antes de las 3 p. m. y después de las 8 p. m. de lunes a viernes. 

Haz funcionar la bomba de tu alberca cuando la energía solar sea más abundante, entre las 10 a.m. y las 3 p.m.

Programa la configuración de "retardo" en tu lavaplatos para que funcione después de las 8 p.m. 

Preenfría tu hogar con horas de menor demanda más baratas, antes de las 3 p. m. y después de las 8 p. m. de lunes a viernes.

Agrega temporizadores a las luces y configúralos para que no se enciendan durante las horas de mayor demanda, esto es, de 3 p. m. a 8 p. m. de lunes a viernes. 

Enfría previamente para ahorrar

Si tienes un plan de tiempo de uso, prueba enfriar previamente tu hogar este verano para ahorrar dinero.

Ver el video

Shift, Stagger & Save facilita el ahorro.

Cambia el consumo de energía a las horas de menor demanda y ahorra. El costo de energía es más bajo entre semana antes de las 3 p.m., después de las 8 p.m. y todo el fin de semana. Para ahorrar, configura un retraso en tu lavaplatos, haz funcionar la bomba de la alberca antes de las 3 p.m. y usa un termostato inteligente para preenfriar tu casa durante las horas de menor demanda.  

Alterna el uso de los electrodomésticos principales durante las horas de mayor demanda; por ejemplo, espera hasta después de cocinar para lavar la ropa y enciende el lavaplatos una vez que la ropa esté lista.

Preenfría tu casa antes de las horas de mayor demanda para ayudar a minimizar el tiempo que el aire acondicionado tiene que funcionar durante dichas horas. 

Enciende el AC brevemente cada hora durante las horas de mayor demanda para ayudar a controlar el tiempo encendido durante estas horas.

Si tienes más de un AC, intenta usar uno a la vez.

PlaceHolder
Copyright © 2020 APS. Todos los derechos reservados.
Current server address is 10.0.1.81